• ¿Cómo afrontar la menopausia?

    ¿Cómo afrontar la menopausia?

    El próximo 18 de Octubre es el Día Mundial de la Menopausia. Desde la Unidad del Suelo Pélvico queremos informaros sobre esta etapa tan importante en la mujer y de por qué debemos prestar especial atención en el cuidado y prevención de las alteraciones de su suelo pélvico. Si queréis ampliar esta información, no dudéis en reservar vuestro asesoramiento gratuito con Sandra Martínez Bustelo e Irene Vázquez Gintersberger en Clínica Optimme.

    ¿Qué es la menopausia?

    Es un momento de la vida de la mujer caracterizado por el cese de la menstruación. Actualmente la edad media en la que se presenta se establece entre los 45 y 55 años. Se produce porque la mujer comienza a perder progresivamente la función de sus ovarios y por tanto baja la producción de unas hormonas femeninas denominadas estrógenos y progesterona. A pesar de no ser una enfermedad, provoca en la mayoría de las mujeres síntomas molestos que llevan a que las pacientes acudan frecuentemente a la consulta ginecológica: sofocos, insomnio, ciclos irregulares, cambios en la figura, osteoporosis, sequedad vaginal, dolor en las relaciones sexuales, etc.

    ¿Qué ocurre en el suelo pélvico de la mujer menopáusica?

    El envejecimiento progresivo  de nuestro cuerpo combinado con la disminución de producción de estrógenos por parte de los ovarios favorecen la aparición de alteraciones a nivel del suelo pélvico. El suelo pélvico, como ya hemos explicado en artículos anteriores, está formado por músculos, ligamentos y fascias. Esta baja producción de hormonas favorece:

    • el debilitamiento de la musculatura del periné. Esto es un factor de riesgo de la incontinencia urinaria y/o prolapso genital (descenso de la vejiga, útero o recto a través de la vagina)
    • la alteración del tejido colágeno que sostiene los órganos.
    • la disminución de la elasticidad de los ligamentos que sostienen los órganos pélvicos (vejiga, útero y recto). La capacidad de estirarse y acortarse de nuevo a su posición original después de un esfuerzo (toser, coger un peso, etc) se pierde por lo que los órganos se “descuelgan” y aparece el prolapso.

     

    Si a todo este deterioro natural de los tejidos musculares y de sostén le sumamos otros factores de riesgo como son los embarazos, partos, deportes de impacto (que ya sabemos dañan el suelo pélvico); podemos entender por qué, en esta etapa de la vida, la mujer debe poner especial atención en el cuidado y prevención de las alteraciones de su suelo pélvico.

    Si tienes cualquier duda o consulta sobre el suelo pélvico (incontinencia, prolapso, dolor en las relaciones sexuales, etc.) y cómo la Fisioterapia puede ayudarte, contacta con nosotros y nuestro equipo de Fisioterapeutas te la resolverán.

    Leave a reply →