• Coruña 42, cuenta atrás para los runners

    Coruña 42, cuenta atrás para los runners

    Una de las carreras más esperadas en Galicia está ya a la vuelta de la esquina… El próximo 19 de abril llega la IV Maratón Atlántica Coruña42, con una distancia homologada de 42.195 metros.

    Tras Coruña10 y Coruña21, toca prepararse para Coruña42 una maratón rápida, a nivel del mar y por el casco urbano, donde el esfuerzo, la constancia y la superación tendrán el máximo protagonismo. Paralelamente se celebrará una prueba de 10 km. Si vas a participar en alguna de ellas o, simplemente, eres un runner habitual, en Optimme queremos darte algunos consejos para que des lo mejor de ti y evites lesiones escuchando a tu cuerpo

    Grandes beneficios y peligro de ‘enganche’

    El running es un deporte cada vez más popular, es una forma accesible y barata de hacer ejercicio y con grandes beneficios: mejora el estado de ánimo, nos ayuda a controlar el peso, nos da energía…

    Sin embargo, no todo son beneficios. El running, al contrario de lo que pueda parecer, es un deporte exigente con los practicantes. Sergio Rivera Pena, fisioterapeuta de la Unidad de Fisioterapia Traumatológica de Clínica Optimme, nos explica las precauciones que debemos tomar para evitar las temidas lesiones de corredor. “Aunque cada caso es particular, hay dos grandes causas de las lesiones: la técnica inadecuada, tanto en los volúmenes de entrenamiento como en la técnica de carrera, y la acumulación de esfuerzos, asociada a un cierto ‘enganche’ de los corredores que no siempre descansamos lo que debemos”.

    Especialmente a partir de cierta edad (entre los 35 y los 40 años) y, en cualquier caso, si no seguimos una rutina adecuada de estiramiento y descanso, los riesgos de lesión se disparan. El estrés a que sometemos a nuestro organismo nos provocará lesiones en nuestro sistema motor pies, piernas o espalda. Además, casi siempre serán las mismas.

    ¿Por qué se originan estas lesiones?

    A un ritmo óptimo de zancada, un corredor realiza más o menos 180 pasos por minuto, en una hora hará 10.800 pasos, la mitad de ellos con cada pierna. Eso supone unos 5.400 impactos en cada pie y rodilla, además del esfuerzo asociado a los músculos y tendones de cada extremidad, y el doble en nuestra pelvis y espalda.

    Cada uno de estos esfuerzos no son peligrosos, pero la acumulación de los mismos sin el adecuado estiramiento y descanso provoca pequeñas inflamaciones y micro-roturas que se pueden acumular afectando a la mecánica de carrera del corredor. Esta dinámica terminará provocando una lesión que, si no se trata de manera adecuada, puede cronificarse e incluso forzarnos a abandonar la práctica del running.

    El cuerpo nos avisa de la lesión antes de que se produzca

    Las lesiones vienen precedidas de pequeñas señales de alarma, contracturas, calambres, distensiones, etc. Si es usted un corredor, y especialmente si es joven, cuando el físico permite recuperaciones muy rápidas, no deje de escuchar estos pequeños avisos. De otro modo, lo siguiente que escuchará será la lesión.

    Las lesiones más frecuentes que acompañan al corredor son aquellas que están directamente involucradas con la parte motora: pie, pierna y pelvis. Las lesiones en el pie más frecuentes son la fascitis y la tendinitis del Aquiles. En la pierna son frecuentes, la periostitis y la inflamación del tendón rotuliano, consecuencia de la articulación de la propia rodilla. Y por último, en la pelvis, las lesiones vinculadas a las inserciones de la pierna: isquiotibiales, psoas o la conexión con la espalda, el piramidal. Y con carácter general, las llamadas bursitis. En próximos posts analizaremos cada una de ellas y, lo más importante, cómo prevenirlas.

    Leave a reply →