• Lesiones del corredor: Bursitis y fascitis plantar. Que no te fastidien la Maratón Atlántica!

    Lesiones del corredor: Bursitis y fascitis plantar. Que no te fastidien la Maratón Atlántica!

    Con la mente puesta en el gran evento del running de abril, la IV Maratón Atlántica Coruña 42 del próximo 19 de abril, evitar, detectar y curar debidamente las lesiones más frecuentes del corredor es fundamental. En Optimme queremos ayudaros a que lleguéis en plena forma al evento y disfrutéis de uno de nuestros deportes favoritos. Hoy veremos cómo atajar la bursitis y la fascitis plantar.

    Una de las lesiones más frecuentes en los corredores es la bursitis en talón y rodilla. Las bursas o bolsas sinoviales están presentes en todo nuestro esqueleto y se sitúan entre tendones y huesos. ¿Su función? Facilitar la articulación reduciendo la fricción entre ambos. A veces, como consecuencia de una sobrecarga, estas bolsas pueden inflamarse provocando la lesión, las llamadas bursitis.

    En general, las bursitis, también en los casos que afectan a un corredor, se caracterizan por dolor, inflamación y calor muy localizados en el punto de la lesión, siempre una articulación con algún tipo de roce entre hueso y tendón.

    En el caso de los corredores, las más frecuentes se dan en las articulaciones más exigidas: talón y rodilla. Si crees que padeces esta lesión es importante que busque una opinión profesional, ya que pueden confundirse con una tendinitis y fácilmente degeneran en otras lesiones. Las bursitis se recuperan con descanso, hielo y antiinflamatorios y la intervención de un fisioterapia profesional.

    Por otra parte, los microtraumatismos provocados por la práctica habitual del running pueden desencadenar una fascitis plantar. Se trata de la inflamación de la fascia de la planta del pie. La fascia es una estructura de tejido conectivo muy resistente que se extiende por todo el cuerpo como una red tridimensional. Es de apariencia membranosa y conecta y envuelve todas las estructuras corporales. Da soporte, protección y forma al organismo. Constituye el material de envoltorio y aislamiento de las estructuras profundas del cuerpo.

    El síntoma principal síntoma de la fascitis es dolor plantar en el talón o en la zona media de la planta del pie, que no suele deberse a un traumatismo concreto, sino a microtraumatismos repetitivos por el trabajo habitual o el deporte, en este caso, el running. El dolor suele intensificarse por las mañanas por la rigidez que se presenta durante la noche, y al realizar ejercicios que demanden un aumento mayor de la carga sobre la zona de dolor en el talón (calcáneo) o en la misma planta del pie. También se produce dolor a través de la palpación y al caminar de puntillas o sobre los talones.

    Entre las causas destacan el sobreuso de un mal calzado, la debilidad en la musculatura plantar, los pies cavos, un mal cuidado de la musculatura plantar o una hiperpronación de la musculatura del tríceps sural. Por ello, es indispensable elegir un buen calzado para correr y realizar siempre estiramientos de descarga de la fascia plantar.

    Para recuperarse de una fascitis plantar deberemos aplicar hielo 3 veces al día y después de la práctica deportiva, aplicar un vendaje funcional y realizar masajes podales, estiramientos pasivos y fortalecer la musculatura plantar y periférica.

    Pero como siempre, la mejor solución es prevenir estas y otras lesiones cuidando nuestra técnica a la hora de correr, estirando bien antes y después y racionalizando el volumen de los entrenamientos y los tiempos de descanso.

    Sergio Rivera Pena.

    Fisioterapeuta responsable de la Unidad de Fisioterapia Traumatológica en Clínica Optimme

    Leave a reply →