• Papá, mamá, me das un masaje?

    Papá, mamá, me das un masaje?

    Quieres fortalecer el sistema inmunológico de tu bebé? Y ayudar a calmar sus cólicos? Favorecer su sistema circulatorio, endocrino y muscular? Puedes hacerlo de una manera muy sencilla y enriquecedora también para ti, papá, mamá o cuidador! Solo necesitas sacar unos minutos cada día para regalarle un masaje!

    El masaje infantil aporta grandes beneficios tanto a los papás como a sus niños. Estos beneficios no se quedan tan sólo en el ámbito fisiológico, sino que llegan más allá, donde las fibras sensibles del sistema emocional son estimuladas y fortalecidas para poder crear un marco de confianza, seguridad y aceptación emocional. Esto favorecerá un crecimiento más equilibrado.

    Actualmente, la mayoría de los padres y madres están sujetos a horarios laborales y a otras obligaciones, pero la aplicación del masaje es un práctica tan sencilla que podremos ajustarla fácilmente a nuestra forma de vivir. Para el bebé supone compartir un rato de especial unión con el adulto, y para el que da el masaje, resulta una experiencia no menos gratificante, al recibir el regalo de su sonrisa, sus sonidos, su pataleo… todo su cuerpo expresa bienestar. Es un tiempo de máxima calidad para los dos, en el que ambos salen altamente beneficiados.

    La Asociación Española de Masaje Infantil destaca los siguientes beneficios del masaje infantil:

     

    Para el bebé:

     

    • Fortalece su sistema inmunológico
    • Beneficia al sistema digestivo. Ayuda a calmar los cólicos
    • Contribuye a desarrollar el sistema respiratorio. Equilibra los niveles de oxígeno
    • Favorece el sistema circulatorio
    • Potencia el desarrollo de su sistema neurológico. Facilita el proceso de mielinización
    • Favorece el sistema endocrino. Reduce las hormonas causantes del estrés
    • Beneficia al sistema muscular. El masaje tiene un efecto relajante y tonificante de la musculatura
    • Les enseña a relajarse. Facilita un sueño más largo y de mejor calidad
    • Les ayuda a conocer su propio cuerpo. Facilita la integración del esquema corporal
    • Contribuye a aumentar su autoestima
    • Proporciona seguridad
    • Estrecha los vínculos afectivos
    • Fomenta la comunicación con el exterior
    • Le ayuda a liberar las tensiones, tanto físicas como emocionales
    • Facilita la expresión de sus sentimientos ofreciéndole soporte y contención

     

    Para quien da el masaje:

    • Proporciona una excelente forma de comunicarse con el bebé. Permite detectar y responder eficazmente a los mensajes no verbales del bebé. Fomenta la interacción
    • Otorga autoconfianza y eleva la autoestima
    • Concede un valioso tiempo centrado en sus hijos
    • Compensa las ausencias de los padres y las carencias de la separación
    • Ayuda a relajarse
    • Desarrolla las habilidades para ayudar a sus hijos en el futuro

     

    Como iniciación en el masaje infantil, Julia Grande Veloso, nos explica cómo realizar un masaje facial al bebé. En la imagen que acompaña al artículo hemos dibujado los diferentes movimientos a realizar en orden de izquierda a derecha y de arriba abajo. Debemos repetir cada movimiento tres veces.

     

    1 – Deslizar uno o varios dedos por encima de las cejas.

    2 – Deslizar los dedos hacia el puente nasal, bajo los ojos.

    3 – Presionar el puente de la nariz del bebé y luego deslizarlos por las mejillas.

    4 – Masajear tras las orejas volviendo al labio superior

    5 – Trazar una sonrisa sobre el labio inferior

    6 – Trazar círculos en la mandíbula

    7 – Comprimir hacia abajo la barbilla hasta el cuello

    Así diariamente, que lo disfrutéis!

    Leave a reply →